¡NUESTRO PROYECTO SE CONSOLIDA!

Comienzan los trabajos de jardinería

¡Por fin llegó la primavera, y las circunstancias complejas que vivimos y que nos dificultan un contacto más personal parece que empiezan a cambiar! Este último fin de semana nos hemos encontrado de nuevo una buena parte del cohousing para compartir tiempo, comida y experiencias. Los momentos que estamos viviendo son circunstancias únicas (esperemos) que nos confrontan a retos nuevos. Por un lado, gracias a las nuevas tecnologías, estamos pudiendo reunirnos con asiduidad (todas las semanas tenemos al menos una o dos reuniones, según los grupos de trabajo en los que participemos cada uno), y hemos ido avanzando con el proyecto. El diseño arquitectónico está muy “maduro”. Muy pronto lo presentaremos al Ayuntamiento para su aprobación en su fase de anteproyecto. En él hemos vertido nuestros sueños, llegando a acuerdos para definir los espacios donde vamos a convivir, tanto individual como colectivamente.

Además de esto, vamos desarrollando nuestra actividad en dos áreas: Una mas “hacia afuera”, avanzando en nuestra búsqueda de financiación o en la relación con personas interesadxs que se acercan a conocernos. Otra, hacia “adentro” profundizando en aspectos organizativos o trabajando en mejorar nuestra comunicación. Todo este tiempo de intenso trabajo en común nos está dando un gran conocimiento de cada unx de nosotrxs.

Por un lado nos está acercando de una manera mas íntima a esas personas con las que queremos compartir una buena parte de nuestros días en Bustarviejo. Por otro nos da la oportunidad de vivir en directo las dificultades inherentes a una convivencia entre personas que hemos llegado de  lugares muy diferentes y estamos construyendo esa experiencia común.

El crecimiento personal y el aprendizaje derivado de este trabajo en común están siendo exponenciales y seguimos trabajando con ilusión en la resolución de los retos presentes…”endulzados” con estos encuentros primaverales que tanto disfrutamos y nos abren la expectativa de todo lo que vamos a poder descubrir juntos cuando ya nos encontremos definitivamente viviendo en Bustarviejo… Nuestra vista puesta ya en que esto suceda ¡¡¡¡antes de acabar el2022!!!!

Fin de semana en Bustarviejo

El fin de semana pasado, un grupo de 8 miembros de COHOUSING BUSTARVIEJO, estuvimos en el pueblo donde pasamos un tiempo muy agradable y fructífero. Agradable porque hicimos cosas juntxs, como paseos por diferentes sitios —algunos conocidos,  otros que descubrimos: visita a un mercado agroecológico local donde compramos todos y todas alguna cosa rica. Compartimos comidas ricas y divertidas y algunas jugaron a las cartas. Visitamos nuestro terreno donde imaginábamos como quedarían las casas, el huerto, y otros detalles.

Y un tiempo, en fin, fructífero porque, para mí, estos momentos juntxs presencialmente, tan raros en estos tiempos de pandemia, dan sus frutos en convivencia, se crean lazos y alimentan el conocimiento mutuo. Por eso me he sentido muy bien y creo que ha sido mutuo, sin duda. Habrá más ocasiones: ya estamos preparando otro para el puente de mayo….

En el aquí y el ahora

Y seguimos. A pesar de las dificultades derivadas de esta situación de limitaciones, hemos hecho progresos en el desarrollo de nuestro cohousing.

En algunas ocasiones reuniéndonos en Bustarviejo, al aire libre, con  mascarilla.

En paseos por el Retiro u otros parques con las personas interesadas en formar parte del cohousing,  para poder ir conociéndonos.

Incluso hicimos en julio un encuentro de dos días en Miraflores, en el que le dimos un empujón al diseño de las casas.

La mayoría de los encuentros han sido virtuales, al principio con más dificultad por la falta de costumbre de usar este recurso, pero poco a poco nos hemos ido familiarizando con él, y dando gracias por su existencia, que nos ha permitido realizar considerables avances

Han entrado tres personas nuevas en los últimos meses. Solo faltan dos plazas por cubrir y hay varias personas interesadas.

Estamos muy contentos porque en arquitectura están prácticamente definidas tanto las casas como el edificio de la casa común. Faltan ajustes menores.

Ya podemos darle forma en nuestra imaginación y visualizarnos allí.

Tenemos el deseo y la esperanza de poder estar viviendo a finales del 2022.

Precisamente ahora

Nosotros ya lo teníamos claro, pero después de estos meses de parón, y de lo que hemos vivido, esta visión se ha extendido.

Me refiero a:

  • Que es importante tener una casa, nuestra casa, que sea agradable, con luz, en contacto con la naturaleza. Y vivir y morir acompañados.
  • Que tenemos que parar de movernos, de consumir, de ir a lo nuestro, por nuestro bienestar y el del planeta.
  • Que la ayuda mutua se va a hacer vital en la situación venidera. Ya lo es. Nadie sino nosotros, podrá cambiar la realidad.
  • Que el liberalismo económico crea monstruos. me refiero, por ejemplo, al negocio de las residencias. Me refiero a la especulación inmobiliaria.
  • Por ello_

Por ello:

  • Vamos a autogestionarnos, sin intermediarios, mediante una cooperativa en cesión de uso, para construir nuestras casas.
  • Las vamos a hacer sostenibles y reduciendo la huella ecológica al mínimo en la elección de materiales.
  • Las vamos a hacer pequeñas porque tendremos un espacio común amplio con lavanderia, talleres, salas multiuso y cocina para cuando queramos reunirnos a comer y festejar.
  • Vamos a cuidar un jardín y un huerto comunes.
  • Vamos a estar integrados en un pueblo en el que ya nos sentimos acogidos.
  • Vamos a tener una vida más natural, más fácil y más plena.

La fórmula cohousing o viviendas colaborativas ( intergeneracionales o senior), más que experimentada en los paises nórdicos, al fín está cuajando en España.